"No hay verdades absolutas; todas las verdades son medias verdades. El mal surge de quererlas tratar como verdades absolutas" - Alfred North Whitehead

The act of killing

The Act of Killing es el documental más celebrado de 2013 y posiblemente uno de los más influyentes de los últimos tiempos.

Fuente: El Espectador – Bogotá, Colombia


En unas semanas llegará a Colombia algún eco de él, pues es firme candidato para arrasar con todos los premios cinematográficos en su categoría, incluyendo el Óscar de este año.

El documental sigue parte de la historia de Anwar Congo, el líder de uno de muchos escuadrones de la muerte que reinaron con el miedo en Indonesia tras el golpe militar de 1965. Congo se presenta como un “ajusticiador”, un verdugo o un gángster, como a él mismo le gusta llamarse. En menos de un año, más de un millón de personas tachadas de comunistas fueron exterminadas. De eso hace ya décadas. Los entonces jóvenes asesinos fueron haciéndose viejos y sus actos —el acto de matar—, aunque no olvidados del todo, fueron simplemente dejados de lado conforme el tiempo iba pasando, luego banalizados y obviados para convertirse en meras anécdotas.

Hace un par de años un equipo de investigadores y documentalistas, dentro de los que se cuentan dos grandes del género como Errol Morris y Werner Herzog, les propuso a los verdugos que contaran la historia desde su punto de vista. Lejos de esconderse, avergonzarse o tener algún remordimiento, los orgullosos asesinos decidieron no contar los hechos, sino representarlos, actuarlos ellos mismos. Satisfechos de sí mismos, los viejos verdugos recrearon lo que hicieron hace más de 40 años; disfrazados, bailando, riendo, gesticulando, narran sus hazañas de muerte y las actúan a conciencia: cuentan las más aterradoras y monstruosas de las inhumanidades entre canciones populares y pasos de chachachá sin música, pues Congo es gran bailarín y lo demuestra en varios apartes. Sin ruborizarse, pues el tiempo y la cotidianidad son capaces de dulcificar y banalizar hasta lo más aterrador, los gángsteres se maquillan y se disfrazan de ellos mismos y de sus víctimas. Y se divierten en las locaciones reviviendo las matanzas, casi inocentemente, a manera de juego.

The Act of Killing es la historia de asesinos siendo un remedo sórdido, infinitamente triste y difícil, de almas que han perdido un pedazo vital de su humanidad y que ya han trascendido incluso el discurso justificador. Lo más cercano es el descaro, pero va más allá; es lo que ocurre cuando el horror se deja pasar, cuando la impunidad es tolerada, permitida e incluso deseada.

¿Suena familiar?

Quizás porque El acto de matar es tan cercano a nuestros horrores no puede uno dejar de hacer comparaciones, de sentirse identificado, de ver un futuro posible y aterrador para Colombia si ciertas tendencias sociales no son conjuradas… Lo más duro es reconocernos en esas pantomimas de Anwar Congo: recordar cuánto hemos aplaudido el exterminio en Colombia, cuán poco nos importa el fratricidio como sociedad y cuánto justificamos los extremos oscuros de la arbitrariedad como causas y redenciones, pues, tal como sucede con Anwar Congo, la causa se va transformando en excusa y las excusas y las causas parecen confundirse frecuentemente en estas tierras entre Cáncer y Capricornio.

Enlaces relacionados: CINE, Columnistas, Denuncias, General, Medios, Multimedia, Videos

Algo distinto

No tengo cuentas en el Banco Sabadell, no tomo Pepsi Max, ni consumo Redbull; pero, creo que han hecho un enorme esfuerzo, para poder elaborar unas muy buenas pautas publicitarias. Es posible hacer algo distinto. Pocho

Fuente: Facebook – Youtube - Youtube - Youtube




Enlaces relacionados: General, Multimedia, Noticias, Opinión, Videos

(9.70) Todo lo del pobre es robado

Ha pasado ya casi un mes, de este estruendoso escándalo. No quisiera dejar sin registrar en este sitio, lo que ha ocurrido alrededor de este tema. Excelente la radiografía que logra capturar el Dr. Julio Cesar Londoño. No se lo pierdan. Carlos Prieto

Fuente Documental: Youtube By. Victoria Solano

Fuente Texto: El Espectador – Bogotá, Colombia


El gobierno reversó la Resolución 970 del ICA, que ordenaba sembrar únicamente semillas certificadas y pagar “derechos de autor” por cada resiembra. Es como si hubiera que pagarle al expropietario de la vaca cada que se la ordeñe.

La piratería (admitiendo que la haya en este caso) es el desquite del tercer mundo contra los abusos centenarios del primero. Quizá algunos perdamos unos pesos por esta práctica, pero millones se benefician con esas canciones, películas, libros, etc. Quizá se pierdan millones de empleos formales, pero cientos de millones de personas encuentran oportunidades de subsistencia en la economía informal, es decir, en la real.

El operativo de la policía para raponearles las provisiones a los campesinos del paro puede considerarse un exceso de la Fuerza Pública. “Un acto aislado”, como zumba el mantra. Pero el caso de las retroexcavadoras destrozando miles de bultos de semillas de arroz de los campesinos del Huila y sepultándolas en un relleno sanitario, es diferente. Es una política de estado amparada en tratados internacionales, avalada por nuestros institutos científicos y las federaciones gremiales, y armada con “dientes” legales y con el persuasivo recurso de los fusiles. Es admirable cómo vela el gobierno por el cumplimiento de una norma que solo favorece a las multinacionales. Si pusiera la mitad de este empeño en garantizar derechos elementales de los ciudadanos… olvídenlo, era un chiste tierno.

Los representantes gremiales no se quedan atrás. El presidente de la SAC afirma en El País del domingo que los TLC son una de las causas de la crisis del campo. Pero tres líneas más abajo intenta minimizar el impacto de los tratados afirmando que las importaciones agropecuarias solo suplen el 3% del consumo nacional. ¿Al fin qué, señor Mejía? ¿También usted anda usted extraviado en los laberintos de los TLC? Si son repudiados por los sindicatos de las potencias y de los países subdesarrollados, ¿no será que esos tratados solo benefician a los pulpos del comercio internacional?

El inepto exministro de agricultura, los directores de los centros de investigación, los senadores (con excepción de Robledo) y hasta los representantes gremiales han repetido con juicio la lección: las semillas certificadas (Montsanto, Dupont, Syngenta…) están libres de virus y bacterias y garantizan rendimientos óptimos en la producción.  Oyéndolos, es inevitable una sensación de déjà vu. Lo mismo dijeron hace cien años de la chicha (que era “antihigiénica”) para prohibirla y favorecer a los fabricantes de cerveza. Lo mismo dijeron hace diez años para prohibir la venta de leche cruda y favorecer a las grandes envasadoras de lácteos. Lo mismo dirán mañana para obligar a los vendedores callejeros de arepas a utilizar masa de maíz importada. Y certificada por el ICA, claro. Reza bien el viejo adagio: “Todo lo del pobre es robado”.

Durante milenios, los americanos hemos cultivado centenares de variedades de excelente maíz, y el trigo de cada día ha alimentado miles de generaciones europeas, y los pueblos asiáticos cultivan el mejor arroz del mundo desde antes de la invención del arado. Y todo se hizo sin el concurso de esas multinacionales que hoy patentan los cereales y el yagé y mañana registrarán el agua y las estrellas.

Para terminar, una propuesta ingenua. ¿Por qué no renuncian a sus sueldos oficiales los congresistas, los burócratas, los seudocientíficos y los policías que atentan contra la seguridad alimentaria del país, y se limitan a vivir solo de las comisiones que les pagan sus clientes, las multinacionales?  ¿O será que perpetran infamias ad honorem?

Apoyo Incondicional

Que buena lección. No esperes nada a cambio por lo que haces. La vida te retribuirá tus apoyos incondicionales. Este video es... Excelente!!! Pocho

Fuente: Facebook


Enlaces relacionados: General, Multimedia, Videos

Dubai

El uso de esta técnica, el timelapse, que une fotos de altísima calidad, unida a la suntuosidad de las calles de Dubai con el frenesí típico de los coches y el ajetreo de sus habitantes (unos 2 millones), dan como resultado imágenes de “fantasía”. Se trata de un video promocional de cuatro minutos y medio de una de las ciudades más suntuosas del mundo. (Ver video) En las imágenes se muestra que nada parece real sino sacado de un cuento de ciencia ficción. Una ciudad del futuro, que está muy viva, y en la que queda mucho por hacer, por construir y sobre todo, por innovar. Pero Dubái, esta rodeada de edificios gigantescos, pero también es una ciudad costera, que mira al Golfo Pérsico y cuenta con impresionantes playas.

Fuente: Youtube

Ver Video


Enlaces relacionados: Multimedia, Noticias, Videos

Listado de entradas por Autor

Seleccione un autor...